Avivamiento

Un Avivamiento no se busca; se provoca a DIOS y El lo hace;... ¿Cómo? No, pienses, no digas la palabra, no hables de la palabra y no hagas;...Solo deja que el ESPÍRITU SANTO, piense, diga la palabra, hable de la palabra y el haga. Esto es Avivamiento. Entrega, voluntaria y total de la voluntad. Nosotros los creyentes tenemos más culpa por no tener un avivamiento, que los pecadores por no arrepentirse.    Crecemos, tanto en Doctrina y Teología que solo hacemos crecer nuestros egos, pero endurecemos nuestro corazón y nos adormecemos en solo conocer de El; pero nunca conocemos la explosión del Poder de DIOS y su Gloria Sobrenatural, de manera constante y en aumento en el día a día y lo más grave que millones de millones han muerto sin experimentar, un avivamiento interior. Por que se pasaron toda la vida orando solo por sus necesidades, o por su congregación o por que esta creciera y se desarrollara utilizándolos a ellos, pero nunca tuvieron deseo, ansias continuas, por la salvación de los pecadores.     Si tu interés esta solo por las almas y le pides a DIOS, un poquito del dolor, que El tiene por ver a su Iglesia, como ignoran su plan de salvación por el pecador. Inmediatamente DIOS actúa por que ve tu actitud, pero hay que estar orando por este dolor permanentemente, pero cuando tu estas orando por tener este dolor, de mañana, de día, de noche, en todo tiempo, e implorando al PADRE, que se deje ver a ellos y que conozcan a JESUCRISTO no solo en ti, en tu congregación, tu barrio, tu ciudad, tu nación, tu continente y el mundo, por que cuando hagas esto y gimas sabrás que tu eres un escogido por DIOS 1 Ts. 5 Orad sin cesar (por los perdidos). Jn. 7:38 El que cree en Mi, como ha dicho la Escritura: de lo más profundo de su ser, brotaran ríos de agua viva (ríos para que multitudes que están sedientos de justicia beban de ti, ¡Ho! que "pequeña" responsabilidad!     Si no tienes dolor por el perdido y clamas por su conversión a JESÚS y este dolor no aumenta y se manifiesta en tu oración continua; tu estas ausente del propósito de salvación de DIOS, que fue para lo que nos constituyó, pero más grave aún, muy lejos de un avivamiento personal o ser parte de uno que DIOS haga. Amén.  

Versículo del día

Contador de visitas

Hoy:
Ayer:
Total:
93
150
5674632