Profeta Jose Dario Perez

mi esposa y yoEn un principio, me preparé para ser un pastor y soñaba cómo sería como tal. Tenía hasta un plano de cómo sería el templo que el Señor me proveería y tenía un camino o estrategia de cómo crecería y en medio de estos sueños el Señor me llama, un amanecer, para decirme que no era a pastor que me estaba llamando, sino que desde pequeño me había preparado para ser una voz inmovible del pensamiento de Dios a la iglesia; esto fue en el año 1997 cuando la voz profética estaba tan deshonrada por los que dicen ser profetas y se venden a sus instintos y pasiones. El señor me llevó al libro de Jeremías 1:4-10 y me dijo “esto serás tú, te enviaré a iglesias y lugares para arrancar y derribar, derrumbar, demoler, extirpar, todo argumento religioso, cultural o de hombre que se levanta contra mi Rhema o pensamiento y el poder de mi espíritu, para eliminar, precipitar, derivar, toda manipulación o manejo de emociones, que empañan mi Gloria y poder, a fin de edificar, alzar, construir, cimentar, plantar, establecer, sembrar y regar. Solo sobre mi fundamento Jesús Cristo (Salvación y Herencia) y para que mi iglesia contemple mi poder y Gloria manifestada en ella, sin intervención del hombre, sino que sea un canal, por el que el Reino de Cristo, corre en este sistema del mundo, malo y perverso, sin ni tan siquiera pensar en acariciar mi Gloria”. Mi trabajo como profeta del Señor es comunicar exhortar a los santos, a este tipo de vida, del reino en la tierra a cualquier lugar que el Señor me lleve.

En el hoy ayudo a todo ministerio que lo solicite sin ningún interés económico pues lo que recibo de gratis lo doy de igual manera pues mi trabajo solo es ser mensajero de la correspondencia de Dios para este tiempo y lo primero es restaurar el verdadero concepto de fe por el único que Dios hablo confiar en los méritos de Jesus Cristo con los cuales venció al mal, que mis hermanos sepan que si hay una guerra espiritual con el mal pero que no existe nadie que la pueda pelear y ganar porque si fuera así el senor no hubiera venido a rescatarnos para EL; la verdadera y única guerra es dentro de nosotros en sacar toda duda que nos impida CONFIAR EN EL, ANTES DE CREER QUE PUEDE HACER y esto solo se logra mobiendonos en el carácter de nuestro Dios, para que el poder que acompaña su naturaleza caiga sobre nosotros cuando creemos

el que la iglesia entienda que El senor no fundo una iglesia para tenerla metida todo el tiempo en cuatro paredes, ! NO ! el enseño que la iglesia era de reuniones comunitarias en las casas y practica de lo que creemos en las calles y solo dedicaban un día completo para estar como asamblea juntos y entonces El Senor enseñaba su favor de gracia y poder con ellos y todos los días sumaban almas a la iglesia

se que estamos muchos anos mas adelante de esa vida social a la de hoy pero no ignoremos su camino no tratemos de crecer con entretenimiento donde solo buscamos recursos para nuestra metas y no en hacer la voluntad de nuestro Dios

leer mas en el taller del carpintero en esta misma www.

 

Te ha gustado este artículo? compártelo!

Share on Myspace

Versículo del día

Contador de visitas

Hoy:
Ayer:
Total:
100
150
5674639